Total de Visitas

jueves, 8 de diciembre de 2011

REDES GLOBALES DE INGELIGENCIA, COMO RESPUESTA AL CRIMEN INTERNACIONAL









UNIVERSIDAD AUTONOMA DE SANTO DOMINGO

FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS Y SOCIALES

ESCUELA DE CONTABILIDAD

UNIDAD DE POSTGRADO
MAESTRIA EN CONTABILIDAD TRIBUTARIA




TEMA:

REDES GLOBALES DE INGELIGENCIA, COMO RESPUESTA AL CRIMEN INTERNACIONAL

SUSTENTANTES:
LICDA. YULISA ARNO ALVAREZ
LICDO. JOSE CARDOZA RAMÍREZ



ASIGNTAURA:
VALORACION Y DERECHO ARANCELARIO



PROFESOR:
LICDO. TALLEYRAND MURAT GONZALEZ



COORDINADORA:
LICDA. FLOR CATANO (MA)



DICIEMBRE DE 2011
Santo Domingo, D. N.


Nota: este tema es un aporte de Yulisa Arnó y José Cardoza, compañeros de la Maestría en Contabilidad Tributaria.  


Introducción

El desarrollo del crimen organizado, en ámbito internacional, ha obligado a los Estados a unir esfuerzos con el objetivo de combatirlos. Dentro de éstos, se encuentran las redes globales de inteligencias, lo cual represente el objeto de estudio del presente trabajo de investigación.

El tema en sí: “Las Redes Globales de Inteligencia como respuesta al crimen organizado”, puede producir trabajos de investigación de distintas vertientes, es por ello, que nos hemos enfocados en hacer una  análisis del funcionamiento de los mismos y su vinculación con los estados. Esto quiere decir, que se ha dejado de lado hacer una enunciación de las agencias más destacadas a nivel mundial que componen las redes globales de inteligencia. 

No obstante, se le ha dado importancia en relacionar el crimen organizado con algunos acontecimientos globales que los ha favorecidos, para de este modo establecer la importancia de estas redes; todo lo cual se analiza en el capítulo primero.
En el segundo capítulo, se estudia la manera en que se planifica y se producen las redes globales, el manejo que han de darle los estados sin afectar su soberanía nacional y las amenazas transnacionales.

Finalmente, se describe la participación de la inteligencia estratégica en los procesos de integración y cooperación a nivel hemisférico.
Se espera que el presente trabajo sea un aporte investigativo que agregue valor al tema abordado, y que a su vez, cumpla con la encomienda de trabajo final para la asignatura Valoración y Derecho  Arancelario de la Maestría referida en la hoja de presentación.

Las redes globales de inteligencia

Amenaza del crimen organizado internacional

Para interpretar acabadamente la manera que las redes globales se aplican al fenómeno del crimen internacional, es preciso comprender que el proceso de globalización involucra todas las formas de actividad humana, y que la creciente interdependencia derivada del efecto expansivo de la comunicación social vincula masivamente a las sociedades entre sí y las aproxima a los problemas existentes en cualquier región del mundo.

Es evidente que la globalización ha dado lugar a una fuerte tendencia de aumento en la interrelación entre los Estados, los organismos gubernamentales y no gubernamentales, y entre todas las instituciones sociales y los individuos mismos; permitiendo superar barreras políticas, económicas y sociales; y, consecuentemente, posibilitando la implementación de mecanismos de consulta, asociación y cooperación, entre los distintos actores internacionales.

La multiplicación de los actores transnacionales e intranacionales es también una consecuencia significativa del proceso globalizador, aunque su incidencia es dual - positiva o negativa - según el carácter legal o delictivo de los mismos.

Además, la globalización ha influido en la creación de nuevos problemas comunes y en la expansión o multiplicación de otros ya existentes en el mundo, los cuales, por la amplitud y grado de incidencia en el sistema internacional, concitan la especial consideración de todos los países y organizaciones que lo integran.

A estos problemas comunes de la comunidad internacional se los reconoce como problemas globales que, clasificados de distinta forma según el contexto en el que se los considere, a los fines de esta presentación los hemos agrupados del modo que se indica a continuación:

Terrorismo
Narcotráfico
Criminalidad organizada
Contrabando de armas, materiales y sustancias criticas
Proliferación y descontrol de armas estratégicas y de destrucción masiva
Desarrollo y transferencia ilegal de tecnologías sensibles de uso dual
Reivindicaciones étnicas radicalizadas.
Expansión de fundamentalismos y de extremismos antidemocráticos
Procesos migratorios ilegales y situación de los refugiados
Crecimientos excesivos de población.
Exclusión y marginalidad sociales
Falta de desarrollo de economías nacionales y regionales
Degradación de los sistemas ecológicos y del medio ambiente
Es importante destacar que el conocimiento de la naturaleza, los objetivos y las actividades inherentes a los problemas globales, permite deducir las características sobresalientes de los nuevos escenarios de conflicto y estimar los riesgos y amenazas que, en forma individual o interrelacionada, estos problemas implican para los Estados.

A las amenazas transnacionales se las reconoce como las amenazas que no son generadas necesariamente por los Estados-nación y no tienen naturaleza estrictamente militar. Por estas razones no pueden definirse de acuerdo con los parámetros tradicionales con los que se caracterizaban, describían y evaluaban las amenazas provenientes de las fuerzas militares regulares.

Aunque la mayoría de las amenazas generalmente no comprometen seriamente la integridad territorial y la soberanía de los Estados, sí afectan el normal funcionamiento de las instituciones democráticas y el regular desarrollo de las economías nacionales y transnacionales, vulnerando los derechos y la calidad de vida de las personas. En general, este tipo de amenazas se caracteriza por las particularidades siguientes:

Las amenazas trasnacionales son representadas por actores sub-nacionales y transnacionales; así como por factores naturales y materiales.
Sus orígenes, objetivos, organizaciones, campos de actuación y actividades suelen ser diferentes según el carácter de la amenaza.
Su proyección soslaya la existencia de las fronteras políticas y las leyes nacionales.
Su accionar no respeta en absoluto los valores sociales ni los derechos humanos.
El regular encubrimiento de las actividades de los actores de las amenazas dificulta las propias tareas de inteligencia.
Sus capacidades para actuar solapada y sorpresivamente obstaculizan la realizan de las contramedidas oportunas.
Los factores que influyen en fomentar el crimen organizado internacional en el ámbito internacional son los siguientes:
Falta de desarrollo de las economías nacionales y regionales.
Crecimientos excesivos de población.
Exclusión y marginalidad sociales.
Procesos migratorios ilegales.
Situación de refugiados y desplazados.
Expansión de fundamentalismos.
Proliferación de extremismos antidemocráticos.
Reivindicaciones étnicas radicalizadas.
Degradación de los sistemas ecológicos y del medio ambiente

Cabe destacar que, a diferencia de las amenazas tradicionales, las "nuevas amenazas" se manifiestan de muy diferentes formas, de acuerdo a sus características intrínsecas, y tienen distintos alcances según sea la región, el país o el lugar en que incidan.
A ciertas amenazas como: el terrorismo; el narcotráfico; los fundamentalismos y los extremismos antidemocráticos; el contrabando de armas, materiales y sustancias criticas; la proliferación y descontrol de armas estratégicas y de destrucción masiva; el desarrollo y transferencia ilegal de tecnologías sensibles de uso dual; y a algunos tipos de delito de la criminalidad organizada, se les considera graves amenazas a la seguridad nacional e internacional, dado los altos niveles de violencia que conllevan y los grados de peligro que implican para los intereses vitales de la comunidad mundial.
Otros problemas como: los procesos migratorios y la situación de los refugiados, y el crecimiento excesivo de la población frente la falta de desarrollo de las economías nacionales y a la degradación de los sistemas ecológicos y del medio ambiente, no sólo son considerados factores de riesgo para los países y la comunidad internacional, sino que también son asumidos como desafíos para mejorar la calidad de vida del hombre en todos los lugares del mundo.
Principales actores que intervienen en las redes de inteligencia para combatir el crimen organizado.
  
Los principales actores que intervienen y forman parte de las redes de inteligencias para combatir el crimen organizado son los siguientes:

Estados
Organismos gubernamentales
Organizaciones intergubernamentales
Organizaciones internacionales
Organismos no gubernamentales (nacionales y trasnacionales).
Empresas (nacionales y trasnacionales)
Grupos delictivos (nacionales y trasnacionales)
Grupos terroristas (nacionales y trasnacionales)
Grupos de poder (nacionales y trasnacionales)
Grupos de presión (nacionales y trasnacionales)
Individuos

Planeamiento y producción de las redes de inteligencia

Es sabido que la planificación estratégica del Estado es una actividad de significativa importancia que requiere disponer de información e inteligencia adecuadas, oportunas y confiables - para sustentar los elementos de juicio necesarios para que sus propuestas sean pertinentes y eficaces; ya sea en condiciones de guerra, como en tiempo de paz y en situaciones de emergencia y de crisis.
No obstante haber quedado atrás la problemática inherente a la guerra fría, la existencia de conflictos, riesgos y amenazas como los descriptos, permiten concluir que para la correcta conducción del Estado, la disposición de inteligencia sigue siendo fundamental para sustentar firmemente el correspondiente proceso decisional y anticipar la ocurrencia de acontecimientos capaces de afectar intereses y objetivos nacionales.
De las consideraciones efectuadas se desprende que los Estados deben desenvolverse en escenarios diferentes a los existentes durante la vigencia de la guerra fría y el sistema bipolar de poder, en los cuales la localización, reconocimiento y evaluación de los teatros de operaciones, los objetivos, los enemigos y las acciones en desarrollo, eran más accesibles para las actividades de inteligencia.

Soberanía de los Estados ante las redes de inteligencia

Si bien el concepto de soberanía subyace en el imaginario colectivo y en toda declaración de principios y derechos estaduales, en la compleja y dinámica era de globalización en la que vivimos, el significado y vigencia de las soberanías nacionales se han modificado paulatinamente con los cambios producidos en el sistema internacional y la progresión de las llamadas "nuevas amenazas a la seguridad".

Es fácil advertir que los Estados han cedido o compartido ciertas competencias con determinados organismos internacionales y que ninguno posee las capacidades necesarias para ejercer el control absoluto sobre su propio destino y la seguridad en su territorio, ya que las amenazas transnacionales implican importantes capacidades hostiles para incidir en cualquier sector de las sociedades.
Paralelamente, el grado de dificultad para ejercer la conducción del Estado ha crecido enormemente, debido a la mayor complejidad de los fenómenos políticos por la presencia de los múltiples factores dinámicos operantes  estrechamente intrincados e interdependientes entre sí - y por el continuo aumento de los niveles de interrelación de los problemas y conflictos globales.
Las actualizaciones orgánicas
A partir del desmembramiento de la Unión Soviética y de la expansión de las "nuevas amenazas", se han modificado las misiones tradicionales de las agencias de inteligencia, las prioridades de algunos objetivos tradicionales, los procedimientos de obtención de información, los métodos de procesamiento de datos, y las pautas para determinar las capacidades e intenciones de los oponentes y las estrategias de cooperación.
Una clara comprensión de las necesidades de inteligencia de parte del Estado debe constituir el principal elemento ordenador de las prioridades de obtención de información y de producción de inteligencia. Los objetivos deberán definirse teniendo en cuenta que la actividad de inteligencia debe ser dirigida no sólo a prevenir amenazas a los intereses nacionales, sino también a detectar oportunidades para el logro de los mismos.
Debemos ser conscientes que las informaciones aportadas por la inteligencia son sólo una parte de las informaciones disponibles en el proceso de decisión, ya que los servicios de inteligencia no tienen la exclusividad del aporte de informaciones a los responsables políticos, aunque sí la particular capacidad profesional para individualizar datos implícitos en las fuentes abiertas y anticipar la ocurrencia probable de hechos.
Asimismo, la existencia de las amenazas transnacionales a la seguridad nos induce a afirmar que la contrainteligencia debe -sin descuidar su misión tradicional- ocupar un lugar destacado en las nuevas estructuras de inteligencia, para contribuir en la detección, investigación y/o neutralización de las actividades de los actores hostiles en el ámbito interno.
Amenazas transnacionales

Actualmente, la identificación y monitoreo de las amenazas transnacionales, la exploración de escenarios de interés y la detección de oportunidades y desafíos en áreas de importancia directamente relacionadas con la seguridad nacional, constituyen objetivos preferenciales de las actividades de los modernos servicios de inteligencia.

Dado que la mayor permeabilidad de las fronteras y las facilidades de desplazamiento internacional, facilitan la posibilidad de concreción de las amenazas, en todos los ámbitos del país, tanto públicos como privados, es necesario que los órganos competentes conozcan anticipadamente las actividades que los actores de esas amenazas realizan para obtener inteligencia para sus propósitos ilegales, a fin de poder impedir, neutralizar y/o minimizar las acciones consecuentes.
El conocimiento integral de las amenazas transnacionales con incidencia en el propio país, debe constituir la principal preocupación de los servicios de inteligencia para su estructuración funcional, la capacitación específica del personal y el desarrollo de sus actividades principales.
Consecuentemente, se impone la necesidad de considerar el alcance, naturaleza y magnitud de los riesgos y amenazas, que actualmente pueden generar niveles de conflicto capaces de afectar seriamente los intereses nacionales, sin descuidar su finalidad principal, que es el conocimiento especializado, completo y oportuno de las amenazas militares.
Para lograr el propósito expuesto es necesario desarrollar un proceso metódico de formulación de adecuados objetivos de inteligencia para el apropiado conocimiento de los problemas, riesgos y amenazas, y el seguimiento de la evolución de los principales escenarios.
También, deberían ser consideradas las posibilidades de explorar otros escenarios, para detectar oportunidades y desafíos en áreas y temas de importancia, directamente relacionados con aspectos no militares de la seguridad nacional e internacional.
La inteligencia no gubernamental
Tradicionalmente, se ha pensado que las actividades de inteligencia eran privativas de los Estados y que, por ende, sólo los organismos gubernamentales estaban facultados para producir inteligencia -entendida como los procesos intelectuales realizados para evaluar sistemáticamente información con el propósito de obtener conocimientos específicos para facilitar el desarrollo de los procesos decisionales.
La reciente experiencia histórica ha demostrado que los Estados han dejado de tener la exclusividad de la actividad de inteligencia; la cual, en forma legal y abierta o de modo ilícito y clandestino, es realizada por los más diversos y diferentes tipos de actores presentes en el escenario internacional (organizaciones no gubernamentales, empresas, instituciones de análisis e investigación, organizaciones terroristas y para militares, grupos delictivos, etc.).
Fuentes abiertas 

El acceso a nuevas tecnologías informáticas y de comunicaciones permitirá volcar el esfuerzo principal de obtención de información, en innumerables bases de datos devenidas en "fuentes abiertas" y, consecuentemente, reorientar el empleo de recursos humanos y materiales en la ejecución de actividades de análisis.
Es oportuno recordar que los especialistas de inteligencia reconocen que en la historia de los servicios de inteligencia contemporáneos el mayor volumen de información útil reunida para ser procesada provino del acceso directo a fuentes abiertas o sin protección, y que sólo un pequeño porcentaje se obtuvo, principalmente, de fuentes secretas, protegidas o de difícil acceso, mediante la ejecución de operaciones técnicas de obtención.
Es dable aclarar que esta afirmación no tiene un carácter absoluto, porque depende- entre otros factores- del tipo y nivel de inteligencia producida y de la clase de conflicto que motiva su necesidad.
Sin embargo, es indudable que las fuentes abiertas o sin protección han adquirido un valor inapreciable para las actividades de inteligencia, como consecuencia de las posibilidades informativas que presentan las nuevas tecnologías informáticas y de comunicaciones, que proveen innumerables bases de datos fácilmente accesibles y, en consecuencia, permiten desarrollar un esfuerzo adicional para la obtención de información para el análisis.
El lineamiento de organización
Considero que, con independencia de las pautas de organización propias de cada institución o dependencia del Estado, las estructuras de inteligencia deberían reordenarse teniendo en cuenta dos necesidades básicas:
Primera: El conocimiento integral de los problemas globales y las amenazas transnacionales, que requiere la interrelación de factores de diferente naturaleza comprendidos en los distintos componentes tradicionales de la inteligencia estratégica; por ejemplo:
Narcotráfico
Terrorismo
Tráfico de armas
Crimen organizado
Extremismos
Contraespionaje
Contra sabotaje
Fundamentalismos religiosos
Inmigraciones ilegales
Problemática ecológica
Segunda: El conocimiento particular de temas científicos y técnicos, que plantea su consideración en forma especializada; por ejemplo:
Imágenes
Comunicaciones
Tecnologías de uso dual
Armas de destrucción masiva
Informática





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada